Casa » Ciencia: cuestiones generales » La alemania de einstein EPUB DJVU 978-8495303585

Libros gratis para descargar en cd La alemania de einstein

Un libro especialmente para ti! Para los verdaderos amantes de los libros y leer, nuestro sitio presenta la oportunidad de descargar el libro Libros gratis para descargar en cd La alemania de einstein EPUB DJVU 978-8495303585. No es necesario registrarse. Nuestro recurso en línea proporciona una amplia gama de diferentes formatos de libros La alemania de einstein EPUB DJVU 978-8495303585. Gracias a esto puedes leerlo en diferentes tipos de dispositivos.

Libros gratis para descargar en cd La alemania de einstein
  • Libro de calificación:
    4.61 de 5 (413 votos)
  • Título Original: La alemania de einstein
  • Autor del libro: Fritz stern
  • ISBN: 978-8495303585
  • Idioma: ES
  • Páginas recuento:94
  • Realese fecha:2005-04-18
  • Descargar Formatos: EPUB, CHM, FB2, TORRENT, MOBI, DOC, PGD, PDF
  • Tamaño de Archivo: 14.61 Mb
  • Descargar: 3413
Secured

Libros gratis para descargar en cd La alemania de einstein

«-Hace veinte años, en "El nacionalsocialismo como tentación", me ocupé de qué pudo haber inducido a tantos alemanes a abrazar aquel terrorífico espectro. Las razones fueron muchas, pero la principal fue el propio Hitler, un brillante manipulador populista que sostenía y que probablemente creía que la Providencia lo había elegido como salvador de Alemania, que él era el instrumento de la Providencia, un líder a cargo de una misión divina. Dios había sido reclu­-tado en la política nacional ya antes, pero el éxito con que Hitler logró fundir dogma racial y cristianis­-mo germánico fue un elemento inmensamente eficaz en sus campañas electorales. Algunos reconocieron los peligros morales que encerraba la mezcla de religión y política, pero muchos más fueron quienes se dejaron seducir. Lo que mayormente garantizó su éxito, en particular en las zonas protestantes, fue su transfiguración pseudorreligiosa de la política. Los alemanes moderados y las elites alemanas subestimaron a Hitler, suponiendo que la mayoría de los electores no sucumbiría a su sinrazón maniquea- creyeron que nadie iría a tomarse en serio su odio y su mendacidad. Se verificó lo contrario. La gente se dejó subyugar por la artera transposición nazi de la política en el espectáculo minuciosamente escenificado de una misa marcial bajo banderas flameantes.